lunes, 2 de julio de 2018

1978-2018: 40 años de un orgullo LGTBI






1978-2018: 40 años de un orgullo LGTBI que se alimenta de las luchas anticapitalistas del pasado para mirar al futo

Como todos los años, en el mes de junio, salimos a las calles de Sevilla, como en el resto del mundo, para proclamar el Orgullo LGTBI. Recordamos el 28 de junio de 1969, cuando tuvieron lugar los conocidos disturbios de Stonewall (Nueva York). Estas protestas marcaron el inicio del movimiento moderno de lucha por los derechos de LGTBI.

En 2018, celebramos los cuarenta años de la primera manifestación LGTBI que se hizo conjuntamente en todo el Estado español y la primera en Andalucía. Un acto que trajo luz a la mal naciente democracia burguesa española que salía del infierno fascista de Franco de la mano de la llamada Transición. En 1978 aún se respiraba, en cada esquina, el espíritu de la dictadura contra LGTBI.

La manifestación de 1978, fue un éxito tanto en el Estado Español como en Sevilla capital porque fue la suma de muchos años de lucha contra el fascismo. Esta lucha desembocó en un movimiento transversal que consiguió sacar a la homosexualidad de la ilegalidad y marcó a una generación. Yo tenía un año y diez meses cuando el M.H.A.R. (Movimiento Homosexual de Acción Revolucionaria) organizó, el 25 de junio de 1978, una manifestación por las calles de Sevilla que concluyó en la Audiencia. Las proclamas eran entre otras “Abajo la Ley de Peligrosidad” y “Derogación de las leyes represivas”. En el resto del Estado Español, la manifestación fue convocada por La Coordinadora de Frentes de Liberación Homosexual del Estado Español. El M.H.A.R. formaba parte de esta coordinadora. Tras esta intensa movilización, 1978 finalizó con la eliminación de la homosexualidad de la Ley de Peligrosidad Social, lo que entró en vigor el 31 de enero de 1979. Esto demostraba, una vez más, que la lucha en la calle era y es la forma de cambiar las cosas. Pero no paró ahí la lucha, ya que el objetivo era acabar con la opresión a LGTBI, objetivo aún pendiente. La lucha permitió que se pasara de la clandestinidad, la represión brutal y la enfermedad mental, al reconocimiento con leyes que garantizan plenos derechos al colectivo LGTBI. El último éxito fue la Ley Integral de Transexualidad en Andalucía, que ahora debe ampliarse a nivel estatal.

Cuarenta años después de las primeras manifestaciones LGTBI, antiguos miembros del M.H.A.R., comienzan a pensar en conmemorar dicho evento histórico. Las agresiones y la discriminación a LGTBI no han parado en todo este tiempo. De la igualdad legal a la real va un largo camino de luchas sociales. Por ejemplo, en la feria de Sevilla de este año, se han denunciado dos agresiones homófobas… Además, el movimiento transexual aun pide una ley de transexualidad justa que acabe con la patologización. La opresión a LGTBI se refleja perfectamente, si no se acentúa, en al ámbito laboral… En este contexto, nace la idea de homenajear los cuarenta años de la manifestación de 1978.

La idea de la conmemoración cuajó en la Plataforma 40 Aniversario, ahora Plataforma Orgullo Crítico del Sur, donde confluyen todas las organizaciones a la izquierda del PSOE y todos los sindicatos de Sevilla. Tras intentar la unión con las ONGs LGTBI que gestionan el orgullo comercial e institucionalizado y ser rechazada, la Plataforma 40 Aniversario decidió  impulsar una manifestación alternativa, con un espíritu anticapitalista, feminista, asambleario, solidario y combativo. Sin embargo, el Ayuntamiento de Sevilla puso muchas trabas para favorecer la marcha del orgullo del “mercado rosa”. Aún así, la manifestación del Orgullo Crítico del Sur logró reunir a un buen número de personas y desfiló desde el Parlamento de Andalucía hasta los Jardines de El Valle. Una vez que se llegó a los jardines de El Valle, se homenajeó la manifestación de 1978 y a todos los participantes que la integraron, al mismo tiempo que se puso en pie que las reivindicaciones que se pedían en el 78, revisadas y actualizadas, estaban vigentes hoy en día y que, sobre todo, las mejoras obtenidas durante los cuarenta años solo habían sido posible gracias a la lucha. “¡¡Orgullo es protesta!!”

Como cada año, y como miembro del Colectivo Acción Anticapitalista, he participado en el día del Orgullo. Siendo heterosexual, anticapitalista y revolucionario, lucho para que LGTBI logren sus derechos civiles y laborales porque es tarea de los y las revolucionarias estar junto a las personas oprimidas y porque así nos unimos la clase trabajadora para enfrentarnos a los responsables de nuestras opresiones y nuestra explotación económica: los capitalistas.

Juan A. Gilabert. Militante de Colectivo Acción Anticapitalista.

domingo, 1 de julio de 2018

Manifestación feminista contra la manada Sevilla 27/06/2018


Movilización contra el machismo sistemático

Ayer volvimos a las calles.

El jueves recibimos otro golpe, uno más, de los muchos recibidos y los muchos que sabemos que aún nos quedan por encajar en esta guerra que hemos declarado al sistema capitalista y su machismo.

Acusados de agresión sexual, condenados por abuso sexual y con sentencia de 9 años de prisión. Pero vuelven a sus casas.

Ya están en la calle.

Pero la calle no es suya, es nuestra, y allí presentaremos batalla.

Van 32 mujeres ASESINADAS por violencia machista en 2018 en  el Estado español, son denunciadas 3 violaciones al día, y solo una de cada 8 violaciones se denuncian. Y la justicia patriarcal nos devuelve a 5 violadores más a la calle.

Estamos en guerra compañerx.

Nos matan, nos maltratan, nos violan, nos usan como objetos… y quedan impunes, dando ejemplo de lo que se puede hacer casi gratis, violarnos. Y están armadxs, porque están en fuerzas de seguridad, en órganos de justicia… SON parte del sistema.

Encierran a la persona a la que violaron en Madrid y a ellos les liberan. Confían en ellos cinco, en que no huirán, que no volverán a violarnos… “nuestra” justicia está confiando en 5 violadores con nuestras vidas como garantía.

El mensaje a las mujeres por parte del sistema fue claro: NO quieren protegernos, nos dejan solas compañeras.

Y la rabia, la frustración, la indignación, la justicia, la dignidad y, sobre todo, el amor, la solidaridad  y la sororidad, nos empujaron un día más de forma irremediable a salir juntxs, como siempre, a nuestro sitio de lucha y con nuestrxs compañerxs.

Y allí estábamos ayer, ocupando uno de nuestros lugares en la sociedad, gritando que no queremos violadores en nuestras calles, que se acabó la justicia patriarcal, que no tenemos miedo, y que la creemos. A ella y a todas las guerreras.

Que vamos a muerte, porque nos va la vida en ello. Porque nos asesinan a diario y no hay cambio.

Exigimos al sistema que use las herramientas que tenga para protegernos por igual, o que las invente. Y si no aseguran nuestra protección, usaremos nuestras armas. Nos protegeremos nosotras. Seguiremos luchando. Que nadie piense que nos quedaremos quietxs esperando que sistema despierte…

Ayer fuimos miles lxs guerrerxs que salimos, más la fuerza de las asesinadas que nos faltan.

Personas que luchamos una vez más contra una resolución judicial de un sistema que no nos representa, ni nos protege. Un sistema que no nos da lo que es nuestro: la libertad.

Y seguiremos saliendo, a NUESTRAS calles, hasta acabar con el capitalismo y el patriarcado. Hasta que entiendan que somos más, más fuertes, más libres, más valientes. 

Y que exigimos un sistema nuestro, feminista, donde la igualdad sea la bandera y la base de la justicia real.

Nadie está solx en esta guerra.

Nosotrxs somos la manada compañera.

Alma Blanco Cazorla, miltante de Colectivo Acción Anticapitalista.